Estados Unidos ataca a fuerzas sirias por los campos de petróleo que los kurdos recuperaron de ISIS

Un ataque estadounidense contra fuerzas leales al Presidente sirio, Bashar al-Assad, mató a más de 100 personas en el norte del país el jueves 8/2. Según el Pentágono, se trató de un “ataque defensivo”, ya que las fuerzas progubernamentales habían atacado una facilidad de petróleo y gas controlada por los kurdos -terreno que a su vez estos habían recuperado de manos del Estado Islámico-. El régimen respondió con más ataques feroces contra enclaves rebeldes cerca de Damasco.

La coalición liderada por Estados Unidos dijo el jueves 8/2, que había matado a al menos 100 combatientes del régimen de Bashar al-Assad, en lo que sería una de sus confrontaciones más mortíferas hasta el momento con las fuerzas que apoyan a Damasco, explicó la agencia de noticia AFP.

Según el Pentágono, la coalición realizó “ataques defensivos” contra las fuerzas progubernamentales, porque estas habían atacado una facilidad de petróleo y gas en áreas de la provincia de Deir Ezzor controladas por las fuerzas kurdas apoyadas por Estados Unidos, las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, según sus siglas en inglés).

“Sospechamos que las fuerzas pro-régimen estaban intentando recuperar el terreno que las SDF habían liberado del Estado Islámico en septiembre de 2017”, dijo un oficial militar estadounidense a Reuters. Las fuerzas pro-Assad estaban “probablemente intentando recuperar los campos petrolíferos en Khusham, que habían sido una fuente de ingresos para ISIS de 2014 a 2017.”

“El miércoles fue un día extraño y tenebroso en Siria, incluso bajo los estándares del Medio Oriente: en el comienzo de la tarde, comandantes militares estadounidenses, casi victoriosos contra el Estado Islámico, estaban parados en un punto de observación en la cima de un cerro, quejándose sobre el fuego que asediaba a sus socios sirios kurdos – de parte de una fuerza rebelde apoyada por Turquía”, escribió David Ignatius del diario The Washington Post.

Recordemos que Turquía es aliada de USA a través de la OTAN. “Y luego, un par de horas después, alrededor de 100 millas hacia el sudeste, las tropas terrestres que apoyan al régimen de Bashar al-Assad atacaron una sede de los combatientes sirios kurdos y sus socios de las fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos, 5 millas al este del Éufrates y posiblemente cerca de campos petrolíferos sirios. La coalición liderada por USA respondió con ataques aéreos”, explica Ignatius.

El enfrentamiento llega tras una escalada en las tensiones entre Washington y Damasco por un repunte en la sospecha del uso de armas químicas por parte del régimen y sus milicias aliadas, explica AFP.

Por otro lado, aviones del régimen continuaron bombardeando el enclave rebelde de Guta del Este -en las afueras de Damasco-, por el 4to día seguido. La cifra de víctimas en esa zona llega a 170 desde el lunes 5/2.

“USA y Turquía han estado lentamente moviéndose en cámara lenta hacia un enfrentamiento, desde que USA decidió destruir al Estado Islámico hace 3 años y medio -escribió Ignatuis-. Los únicos socios sirios que podían llevar a cabo el trabajo eran los kurdos, que se llamaban a sí mismos las Fuerzas Democráticas Sirias. Turquía estaba furiosa, clamando que el grupo kurdo era ‘terrorista’. Pero Ankara nunca pudo ofrecer una alternativa creíble para conquistar al Estado Islámico, por lo que USA siguió adelante”, explica.

Cuando Rusia ingresó en el conflicto en 2015, USA intentó establecer líneas claras de no conflicto. Pero esto se ha vuelto un asunto delicado e incierto.

A pesar de que Rusia había anunciado que sus fuerzas se retirarían de Siria en diciembre, explica Alex Lockie del Business Insider, la reciente erupción de ataques renovados muestran que se han quedado allí, y probablemente continúen respondiendo a la creciente necesidad de apoyo del régimen de Assad.

En enero, Siria prometió eyectar a las tropas estadounidenses del país, pero desde ese entonces, USA anunció planes de quedarse lo suficiente para contrarrestar la creciente influencia de Irán en la zona.

Al mismo tiempo, comenzó una campaña más vocal acusando a Siria y Rusia de utilizar armas químicas en el conflicto.

USA ha repetidamente coqueteado con la idea de llevar a cabo un nuevo ataque punitivo contra el régimen de Assad mientras proliferan los informes sobre ataques con gas, explica Lockie.