El Papa obsequia un “ángel de la paz” a Erdogan, quien sigue ofensiva contra kurdos

El mandatario turco estuvo en el Vaticano reunido con la máxima autoridad de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Ambos criticaron la decisión de Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel así como discutieron sobre los “esfuerzos comunes contra la xenofobia y la islamofobia” mientras, a menos de 1 kilómetro de allí, casi un centenar de personas se manifestaban contra la visita y en favor de la causa kurda. Recordemos que a fines de enero, Recep Tayyip Erdogan lanzó una ofensiva en la región siria de Afrín contra las milicias kurdas que derrotaron a ISIS.

Por primera vez en casi 60 años, un Presidente turco visitó al máximo líder de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Recep Tayyip Erdogan estuvo reunido hoy lunes 5/1 durante 50 minutos con el Papa Francisco en el Vaticano. Tras la reunión, donde se tocaron temas como el estatus de Jerusalén (tras la reciente decisión del Presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocerla como la capital de Israel) y la islamofobia, el pontífice le regaló al mandatario un medallón que representa “un ángel de la paz estrangulando al demonio de la guerra”.

Pero la visita fue duramente criticada por grupos kurdos así como por el partido de ultraderecha Hermanos de Italia. Estos últimos se manifestaron contra lo que consideran la “islamización de Europa”, una noci ón ha menudo traída a colación por partidos anti-inmigrantes en Europa, explica el portal Deutsche Welle. Pero en cuanto a los kurdos, el tema es especialmente candente dado que, desde el 19/1/2018, Turquía ha lanzado la operación llamada “Rama de olivo” contra las milicias kurdas en la región siria de Afrín -fuerzas consideradas “terroristas” por Ankara pero aliadas de Washington contra el Estado Islámico-. Las milicias kurdas estuvieron muy implicadas en la lucha contra ISIS y, tras su derrota, quedaron al mando de alrededor de 1/4 de Siria.

Erdogan procura con esa operación una “zona segura” de 30 kilómetros en torno a Afrín, explica Federico Gaón en su blog. El objetivo es derrotar a las milicias kurdas que operan en esa zona fronteriza con Turquía. La campaña está dirigida a expulsar a los combatientes de las llamadas Unidades de Protección Popular (YPG), el principal cuerpo de combate de las Fuerzas Democrática s Sirias (SDF) -una coalición que forma “estatidad de facto en el norete sirio y que cuenta con el respaldo armamentístico de Estados Unidos”, escribió Gaón-. Analistas consideran que la ofensiva podría devenir hasta en conflicto abierto con tropas estadounidenses -aliados de los kurdos-.

El 30/1, Erdogan anunció que la operación se extendería pronto hacia el este, a la ciudad de Manbij, un área donde las tropas estadounidenses están integradas a sus aliados kurdos, explica Selcan Hacaoglu de The Sidney Morning Herald. Rusia ha ido moviendo sus soldados en el norte de Siria, fuera del camino del avance turco. USA está enviando señales de que no hará lo mismo. Retirarnos de Manbij “no es algo que estemos considerando”, dijo el general Joseph Votel, líder del Mando Central de USA, a CNN.

El 5/1, SwissInfo publicó que en Afrín, jóvenes voluntarios kurdos -muchos de ellos que nunca habían utilizado un arma- se estaban movilizando para resistir a la ofensiva turca. Según Deutsche Welle, la intervención militar turca en la provincia kurdosiria está causando numerosas víctimas civiles.

El punto de encuentro entre Francisco y Erdogan ha sido la oposición a la decisión de Washington de reconocer a Jerusalén como la capital israelí y mudar allí su embajada desde Tel Aviv. Ambos hablaron sobre la “importancia de subrayar los inconvenientes provocados por la decisión de Trump sobre Jerusalén, y evidenciaron que su decisión no debe ser aplicada”, según la agencia de prensa turca Anadolu. También se discutió sobre los “esfuerzos comunes contra la xenofobia y la islamofobia”, y “subrayaron que es erróneo vincular el terrorismo con la religión”. Erdogan, en particular, insistió que no hay que hacer la ecuación entre el terrorismo y el islam, explica Vatican Insider.

Pero mientras Jorge Mario Bergoglio y Erdogan pedían “diálogo y negociación, en el respeto de los derechos humanos y la legalidad internacional”, a menos de 1 kilómetro del Vaticano, casi un centenar de personas se manifestaban contra su visita y a favor de la causa kurda, explica el diario Ámbito, con una concentración frente al Castel Sant’Angelo, en la ribera del río Tíber. La protesta terminó con enfrentamientos aislados con la policía y 1 manifestantes herido.

Ya antes de la visita al Vaticano del Presidente turco, un grupo de académicos italianos había publicado una carta abierta advirtiendo que la incursión turca en Siria tiene una agenda oculta, publicó el portal Crux. “Tras la derrota del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL), en Irak y Siria, por las fuerzas kurdas, Turquía se ha embarcado en una nueva guerra, con el ataque comenzado el 19 de enero de 2018, precisamente contra esos kurdos que han vencido a ISIL”, escribieron. “La reciente invasión turca en el norte de Siria sólo pued e significar el comienzo de un nuevo conflicto sangriento que seguramente arrastrará a la región hacia una nueva catástrofe, que matará inevitablemente a niños, traerá hambruna y forzará nuevamente a la población a huir.”

“Erdogan podría agradecer a Francisco por su reserva, dado que el Vaticano se ha principalmente mantenido afuera del debate sobre el impulso por la independencia kurda (N de la R: recordemos que hubo un referéndum entre los kurdos iraquíes en septiembre pasado en ese sentido) -a pesar de que Francisco ha de hecho recibido al Primer Ministro kurdo (iraquí), Nechirvan Barzani, el 12/1, ofreciéndole utilizar los canales diplomáticos del Vaticano para intentar ayudar a los kurdos a que resuelvan sus asuntos con Irak, mientras Bagdad reaccionaba con profunda aprehensión a la votación kurda, incluido el cierre del aeropuerto internacional de Erbil”, explica Crux.

De hecho, según publicó Ia copo Scaramuzzi del Vatican Insider, después de la audiencia al Presidente turco, Francisco recibe a los obispos caldeos, en visita “ad limina apostolorum” (la visita que todos los obispos diocesanos deben realizar a “los hogares de San Pedro y San Pablo”, explica Wikipedia). “Entre ellos está François Yakan, administrador patriarcal de Diarbekir de los Caldeos, zona de mayoría kurda en Turquía, que es también el fundador de la ONG humanitaria Kader, que trabaja en Turquía para ayudar a los refugiados de cualquier religión o etnia”, explica Scaramuzzi. El líder del grupo es el patriarca Louis Raphael Sako, quien participó hace unos días en la conferencia “Tackling violence committed in the name of religion” (“Abordando la violencia cometida en el nombre de la religión”). El Papa, explica el Vatican Insider, recibió a los participantes de esa conferencia y dijo estar convencido de que “nuestra misión, como cristianos y musulmanes del Medio Oriente, es educar a nuestros pueblos a perseguir la paz, en primer lugar viviendo juntos en armonía.”