Conflicto Docente en Santa Cruz: El 2017 fue complicado, y 2018 no arrancó mejor

Los alumnos de la provincia debían reiniciar el jueves su calendario adaptado por las huelgas de 2017. Sin embargo, los gremios comenzaron una nueva medida de fuerza por paritarias y en rechazo por una resolución que premia el presentismo, por lo que no habrá clases, por lo menos, hasta el viernes.

El panorama docente se plantea oscuro otra vez en Santa Cruz. Hoy, cuando se suponía que 70 mil chicos santacruceños debían retomar su calendario escolar adaptado, se lleva adelante un nuevo paro que se extenderá, por lo menos, hasta el viernes.

ADOSAC, el gremio mayoritario en la provincia, perteneciente a CTERA, resolvió en un congreso extraordinario un paro por 48 horas para jueves y viernes bajo la exigencia de “convocatoria urgente a paritarias”.

La nueva huelga se suma a los 117 días sin clases del año pasado que llevaron a barajar medidas radicales como hacer repetir a todos los alumnos o la detención de los directores de las escuelas.

A los reclamos que sostuvieron el año pasado -aumentos salariales, descuentos de hab eres “indiscriminados” y “más diálogo”-, se suma uno nuevo en contra de la Resolución Nº 066/18 que firmó en los últimos días Cecilia Velázquez, presidenta del Consejo Provincial de Educación.

Para evitar otro 2017, la resolución plantea una “asistencia laboral docente perfecta” y establece un mecanismo para otorgar puntajes en las “tablas de valoración de antecedentes” que tiene cada maestro de acuerdo a las Juntas de Clasificación.

Cuando un docente, ya sea titular o suplente, tenga un presentismo del 98 al 100% sumará tres puntos en su clasificación. Cuando cumpla con el 96 o 97% de asistencia, se le asignarán dos puntos. La medida contempla casos de ausencias excepcionales: las licencias de maternidad, paternidad, fallecimiento y duelo.

“Cuando se quiere comenzar un año con otra perspectiva de diálogo, se introduce indirectamente el presentismo a través de una resolución, avasal lando cualquier derecho en el estatuto docente”, dijo Pedro Cormack, secretario general de ADOSAC.

“El mensaje que se baja es ‘vamos a castigar, agarramos el látigo'”, agregó.

El 3 de enero la Secretaría de Estado y Trabajo de Santa Cruz intimó al gremio a pagar una multa de $8 millones por no respetar la conciliación obligatoria en 2017.

“Es una multa totalmente extorsiva. Hay un discurso y una práctica que van por dos caminos diferentes cuando rechazan una y otra vez el diálogo”.

El sábado se reunirán en Río Turbio para definir el curso de acción: si extienden el paro o vuelven a dar clases el lunes.

Desde el otro gremio docente con presencia en la provincia, AMET, de los maestros de escuelas técnicas, afirmaron que esta tarde tendrán asambleas en las distintas instituciones para resolver qué harán el viernes y la semana que viene.

El año pasado el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, había viajado a Santa Cruz a intentar destrabar el conflicto. En esas reuniones se había acordado un pago desde Nación con aumentos del 7% en noviembre y del 8% en diciembre. Los gremios reclaman que esos pagos nunca llegaron.

“La información que nos llega a nosotros es que desde Nación no se hizo el giro de dinero”, dicen.

Fuentes del Ministerio de Educación nacional explicaron a un sitio de noticias porteño que hubo “un cambio de metodología” a la hora de las transferencias de la Nación a las provincias que generó un retraso, pero que están trabajando en acelerar los tiempos.

Por los paros del año pasado, en agosto se había establecido que el calendario primero se extendiera hasta el 22 de diciembre para luego retomar el 1° de febrero hasta su finalización el 31 de m arzo. En tanto, el calendario escolar de 2018 comenzaría el 1° de abril y terminaría el 21 de diciembre.

Cabe remarcar que el primero de abril es domingo y el 2 es feriado inamovible. De todas maneras, habrá que ver cuál será el camino a seguir en caso de que el conflicto continúe.