Brasil: La esposa del “brujo” fue detenida tras una inspección en el templo

Los menores oriundos de Corrientes habrían sido engañados con la ilusión de dar un paseo por el país carioca. Allí fueron esclavizados al menos un día antes de llegar a su destino final. El Consulado argentino en Porto Alegre se mostró cauto ante la noticia.

La Policía Civil llevó a cabo ayer una diligencia judicial en el templo satánico de Brasil donde habrían sacrificado a dos niños que serían de Corrientes, y descubrió que en el lugar estaban “colgados” a la red de energía eléctrica.

Aline Mello, esposa del “brujo” Sílvio Fernandes Rodrigues, abrió las puertas para que la Policía verificara la situación en el interior del inmueble. Durante la inspección, la Policía confirmó la conexión directa de la residencia con el poste en la calle, y por ello la mujer quedó presa, según informó el portal Jornal NH de Novo Hamburgo.

Tal como se publicó en este medio, el espeluznante hecho sucedió en un presunto templo satánico ubicado en el barrio Lomba Grande, en Novo Hamburgo, Valle del Sinos, que queda en el área metropolitana de Porto Alegre.

La acción de la Policía Civil contra el robo de energía eléctrica llevó a la prisión a la asistente y mujer del líder del templo satánico sospechoso de participar en la muerte de dos niños presuntamente correntinos, descuartizados durante un ritual.

La operación denominada “Black Out” se desarrolló ayer en Gravataí, por la Comisaría de Represión a los Crímenes contra el Patrimonio de Concesionarias y Servicios Delegados (Drcp), del Departamento Estadual de Investigaciones Criminales (Deic), que descubrió que el templo satánico tenía una conexión clandestina. Tres policías del Deic y dos técnicos de la RGE, concesionaria de energía que abastece a la región, deshizo la conexión irregular, improvisada con dos cables directamente unidos a un poste de la calle, frente al templo.

Los técnicos de la RGE informaron que nunca hubo solicitud de conexión de energía eléctrica en el local.

En el momento del arribo de las autoridades policiales, el templo estaba cerrado. Aline Mello, esposa del “brujo” Sílvio Fernandes Rodrigues, abrió las puertas para que la Policía verificara la situación en el interior del inmueble. Durante la inspección, la Policía confirmó la conexión directa de la residencia con el poste en la calle, y Aline fue presa en flagrante. La mujer fue esposada y conducida al Deic. Ella prefirió no manifestarse sobre la prisión.

Entretanto, la investigación avanza tras la pista del argentino Jorge Adrián Alves, intensamente buscado por las autoridades del vecino país.