Malvinas: Admiten que desaparecieron miles de archivos clave en Londres

El Reino Unido perdió archivos sobre la guerra de Malvinas, entre otros episodios importantes de la historia del siglo XX, según reveló un diario británico. Grupos de derechos humanos exigieron a la primera ministra Theresa May iniciar una búsqueda en todo el gobierno de los documentos faltantes porque, según dicen, podrían proporcionar evidencia de violaciones a los derechos humanos.

Miles de documentos oficiales del gobierno del Reino Unido, entre ellos algunos de la Guerra de las Malvinas y otros episodios sensibles de su historia del del siglo XX, desaparecieron de los Archivos Nacionales por culpa de funcionarios públicos que los pidieron prestados, escribió The Guardian, medio que difundió el escándalo.

Según diario inglés, los documentos tratan sobre la guerra de Malvinas que enfrentó al Reino Unido con la Argentina en 1982, el conflicto norirlandés, la administración colonial británica en Palestina y pruebas de la vacuna contra la polio, entre muchos otros temas de la historia inglesa.

La documentación fue sacada de los archivos por funcionarios del Ejecutivo británico para ser llevados a otros edificios pertenecientes al gobierno, pero posteriormente denunciaron la pérdida de los archivos.

Según The Guardian, desde el Ejecutivo de Londres no se aclaró aún por qué esas carpetas fueron sacadas de los archivos, de qué forma se traspapelaron ni si existen copias de los documentos extraviados, en tanto que, en otros casos, el diario indica que de los ficheros se han extraído documentos específicos.

Archivo Nacional. Londres

Al ser consultado por el diario, desde el Foreign Office se aclaró que habían logrado localizar la mayoría de los documentos y devolverlos a los archivos, aunque se admitió que todavía había algunos desaparecidos.

“Los Archivos Nacionales envían regularmente listados a los departamentos gubernamentales de ficheros que han sido prestados”, señaló un vocero del Archivo, en declaraciones al periódico. El portavoz añadió que se “insta encarecidamente” a esos departamentos del Ejecutivo a “devolverlos con rapidez”, si bien no tienen ninguna obligación de hacerlo.

Como antecedente, la nota cita que en 2015 funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores británico retiraron documentos de un fichero que contenía información sobre el asesinato del periodista búlgaro disidente Georgi Markov, fallecido en 1978 de un balazo mientras cruzaba el puente de Waterloo, en Londres.

Luego de ese episodio, ese ministerio informó al Archivo Nacional que los papeles extraídos no se podían encontrar por ningún lado.

En esta ocasión, organizaciones de Derechos Humanos pidieron a Theresa May que inicie una amplia búsqueda oficial de la documentación perdida que podría contener evidencia de violaciones a los derechos humanos.