Goles sin piernas y jugadores de corazón en Egipto

El “no puedo” es una barrera que ponemos nosotros mismos, nuestra mente y nuestra voluntad, para no enfrentar realidades, aceptar hechos ocurridos o tomar las riendas de nuestras vidas. Pero este no es el caso del ‘Equipo Milagro’, un grupo de futbolistas egipcios amputados que sueña con crear su propia Federación para participar, igual que la Argentina en el próximo Mundial de Fútbol para Amputados, que se llevará a cabo en México.

“Si la vida te da limones, aprende a hacer limonada”. Este, como una centena de refranes, nos hace reflexionar sobre la superación. Expertos, en materia psicológica y psiquiátrica afirman, en diferentes estudios, que el tema de las limitaciones es algo particular e individual. El “no puedo” es una barrera que ponemos nosotros mismos, nuestra mente y nuestra voluntad, para no enfrentar realidades, aceptar hechos ocurridos o tomar las riendas de nuestras vidas.

Pero este no es el caso del “Miracle Team” o ‘Equipo Milagro’ (En español), un grupo de futbolistas que tienen más amor por la camiseta que muchos jugadores profesionales del mundo y demuestra n día a día que “el no puedo” es solo una palabra que sale voluntariamente de nuestro cerebro que nos frena.

Este grupo de amantes del balompié, instaurado en Egipto, llevan en alto la bandera de la autosuperación, ya que todos los miembros que conforma a este seleccionado rojinegro les falta una de sus piernas.

En un comienzo, los jugadores practicaba estilo libre, como forma de superar y avanzar terapéuticamente en sus limitaciones físicas. Sin embargo, al poco tiempo de instaurado el grupo, notaron que que podían ir más lejos y decidieron desafiarse a ellos mismos, ahora son un equipo de fútbol.

Dos veces por semana se entrenan en un campo de juego en el Cairo y buscan inspirar a todo Egipto, pero, como todos, tienen más de un obstáculo que sortear.

La cantidad de muletas especiales necesarias para jugar, los ingresos económicos y un espacio fijo para practicar, son la mayoría de las veces dificultades más difíciles de superar, que las mismas condiciones físicas.

Aún así saben que no es imposible ya que hay 42 naciones que poseen un equipo de jugadores amputados, entre ellas México, que será el anfitrión del próximo Mundial de esta categoría. En esta disciplina reconocida por la FIFA también participan Argentina, Brasil, Estados Unidos, Colombia, El Salvador, Haití, Angola, Alemania, Francia, Ghana, Inglaterra, Georgia, Irán, Irlanda, Italia, Japón, Kenia, Polonia, Rusia, Turkía, Ucrania y Uzbekistán.

Con esta meta como referencia, Egipto sueña con crear su propia Federación, impulsada desde las bases del ‘Equipo Milagro’, y ser el miembro número 43, de países que conforman esta categoría del “deporte más lindo del mundo”, el fútbol.

Un poco de historia y reglas de juego

El fútbol para amputados está aún en sus comienzos. Pese a que nació en Estados Unidos, bajo el diseño de Don Bennett en 1984 en los Estados Unidos por Don Bennett, y es reconocido por la Fifa y la Uefa, las reglas, aún, varían según los lugares del mundo en los que se disputan los partidos. No obstante, las Reglas enumeradas a continuación se acercan a las normas más extendidas:

  • Un “amputado” se define como una persona a la que se ha cortado una extremidad a la altura del tobillo o de la muñeca.
  • Los jugadores de campo pueden tener dos manos pero una sola pierna. Los guardametas pueden tener dos piernas pero una sola mano.
  • Se juega con muletas de metal y sin prótesis. Se acepta una excepción en el caso de los amputados a quienes les falten las dos piernas, que pueden utilizar una prótesis.
  • Los jugadores no pueden utilizar las muletas para empujar, controlar o parar el balón voluntariamente. Tal acción se equipara a tocar o jugar el balón intencionadamente con la mano. Pero si la pelota toca una muleta de forma involuntaria, la acción es tolerada.
  • Los jugadores no pueden usar el muñón para empujar, controlar o parar el balón voluntariamente. Tal acción se equipara a tocar o jugar el balón intencionadamente con la mano. Pero si la pelota toca el muñón de forma involuntaria, la acción es tolerada.
  • Es obligatorio el uso de espinilleras.
  • El uso de la muleta contra algún jugador se penaliza con la expulsión y una pena máxima.