Gualeguaychú: Una joven confesó que asesinó a su novio con el arma de su padre policía

Sucedió en Gualeguaychú. La chica, de 19 años, le disparó a su pareja, de 20, dos veces en el pecho.

En el marco de la investigación por el crimen de un joven de 20 años en la localidad entrerriana de Gualeguaychú, su novia de 19 confesó este sábado ante el fiscal ser quien le disparó a la víctima dos veces en el pecho con el arma reglamentaria de su padre.

Este viernes, el cuerpo de Fernando Pastorizzo, de 20 años, fue encontrado tendido en el suelo cerca de las 5:30, en General Paz al 370, entre Pueyrredón y Artigas.

El primer testigo en brindar su testimonio fue un remisero que dejaba a una pasajera por la zona. En diálogo con el portal El Día, contó que cuando encontró a Pastorizzo estaba tirado en el suelo y agonizando. “Movía la boca, no estaba muerto”, confió el conductor. Inmediatamente se comunicó con la Policía, que pidió una ambulancia: se hizo presente unos 20 o 30 minutos después, según relató el testigo, pero al llegar, el joven ya había fallecido.

“Todavía era de noche, no se veía bien. Vi que se iba una persona, pero no pude identificar si era hombre o mujer porque iba concentrado en manejar. Además, en esa cuadra no hay luminarias”, relató el remisero.

Otro de los testigos fue un parrillero de la zona, quien indicó que la persona que escapaba de la escena era una mujer, aunque no se conocieron más detalles al respecto. Por otro lado, fuentes judiciales informaron que se tomaron declaraciones a distintas personas y que además les realizaron un dermotest, cuyos resultados estarán disponibles en el transcurso del fin de semana.

Los investigadores descartarían la hipótesis de un robo, debido a que la víctima se encontraba con todas sus pertenencias encima. Los primeros datos recabados en el lugar del hecho indicaron que el joven presentó dos balazos en el pecho, el arma empleada habría sido una pistola 9 milímetros, calibre que utilizan las fuerzas de seguridad y las fuerzas armadas.

Además, se encontró una vaina servida y un proyectil sin utilizar, y “los disparos se habrían efectuado a corta distancia”, informaron fuentes vinculadas a la causa. Aunque todos los indicios apuntaban hacia la novia de Pastorizzo, no dejó de sorprender su confesión. La joven de 19 años habló ante el fiscal y dijo que fue ella quien efectuó los disparos.

Según confirmó el jefe de fiscales Lisandro Beherán a El Día, Nahir Galarza quedó inmediatamente detenida y fue trasladada a la sala de salud mental por encontrarse en un estado de shock. Los jóvenes habrían compartido la noche del jueves en el domicilio de la acusada y luego salieron a pasear en moto. Por motivos que se investigarán, Galarza le disparó a Pastorizzo con el arma reglamentaria de su padre. Jorge, que vive enfrente al lugar donde sucedió el hecho, contó que a pesar de ello no se despertó por los balazos, sino porque la Policía le golpeó la puerta de su casa para que atestigüe. “No puedo salir del asombro, cuando salgo de mi domicilio me encuentro con un muchacho muerto en el otro lado de la calle. Tuve que salir de testigo junto con otro vecino que es herrero y un remisero”, expresó.

Por otra parte, en horas de la tarde del viernes se revisaban todas las cámaras de seguridad de la zona. En este sentido, varias manzanas a la redonda del lugar en el que sucedió la tragedia serán analizadas en busca de datos, movimientos o registros que aporten a esclarecer la causa, que finalmente culminó por desentrañarse en las primeras horas de hoy.

Luego de las primeras tareas de investigación realizadas durante la mañana, comenzó el trabajo judicial y policial durante toda la tarde del viernes. Declararon amigos, allegados y la ahora detenida. Además, se realizó un allanamiento en horas del mediodía y también se llamó a declarar a Fiscalía a unas diez personas. Quien quedó a cargo del caso fue el fiscal Sergio Rondoni Caffa, quien entrevistó a los citados hasta pasadas las 22:00 de ayer.

En cuanto a la tarea policial, el subjefe Departamental Cristian Ormaechea declaró a El Día que “fue llamada por la Fiscalía una joven de 19 años a la cual interrogaron”, quien “es posiblemente la última persona con la cual estuvo la víctima antes de producirse el fallecimiento”. Luego, todo se aclararía con su confesión.