La Pampa: Los menores deben pedir permiso en una comisaría para poder entrar a boliches

Es una ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante de una localidad pampeana por la que los menores tienen que pedir permiso a través de sus padres para entrar a los boliches del lugar y de otros pueblos.

Los menores de 15 a 17 años deberán solicitar permiso en la policía o en el Juzgado de Paz para ingresar a los boliches de las localidades del municipio pampeano de Rancul.

“Es una ordenanza aprobada por el Concejo Deliberante por la que los menores tienen que pedir permiso a través de sus padres para entrar a los boliches de Rancul y de otros pueblos”, dijo el intendente Horacio Castro.

“La idea es evitar que los chicos entren sin permiso de sus padres, es también para facilitar la tarea al dueño del boliche y de los inspectores del municipio. No es una cuestión de cortar libertades”, agregó.

El jefe comunal manifestó que “el carné que sacan en la Comisaría o en el Juzgado de Paz significa que el padre lo habilita y la familia se hace cargo del menor, porque si no siempre la culpa la tiene el Estado”.

La intendencia de Rancul informó que está en vigencia la ordenanza 92/2017 sancionada por el Concejo Deliberante en la que se estipula que “aquellos menores que hayan cumplido 15 años y hasta los 17 inclusive, deberán contar con autorización para el ingreso a locales nocturnos”.

Se agregó que “para cumplimentar con este requisito desde el Departamento de Tránsito e Inspecciones Generales se extenderá un carné habilitante que tendrá validez hasta que el menor cumpla los 18 años y los habilitará a entrar y permanecer en los locales de Rancul”.

“Quienes viajen a otros pueblos deberán realizar estos permisos en la Comisaría local”, señaló la comuna en el comunicado de prensa. “Los chicos pueden entrar al boliche, pero no consumir alcohol”, advirtió el intendente Castro.