¿Bordet desea adelantar las elecciones?

El peronismo no atraviesa una situación simpática ni benévola. Salvo el gobernador Gustavo Bordet, quien mantiene una alta imagen positiva, el peronismo hace agua por los cuatro costados. Sobre todo después de la oleda del PRO que, además de haber ganado las legislativas de este 2017, sigue ganando desde que por una magra diferencia se impusiera ante el candidato cristinista Daniel Scioli en el ballotage. El peronismo ha perdido el rumbo y el único que parece salir airoso de estar en medio del macrismo y la tropa peronista parece ser Gustavo Bordet. Esta imagen positiva le serviría para crear algunas estrategias. Se especula conque el gobernador adelante las elecciones para no desgastarse arrastrado por la tracción amarilla que Mauricio Macri y su delfin para Entre Ríos, Rogelio Frigerio, harían en 2019.

La estrategia de Bordet es esta: elecciones internas en el peronismo a fines del 2018 y en marzo o abril de 2019 adelantaría las elecciones en Entre Ríos. Esto obligaría al candidato y número puesto de la Nación, Rogelio Frigerio, a medirse cara a cara con Bordet. El contador concordiense que alguna vez fuera ministro de Salud provincial se tiene mucha fe en que una pulseada con Frigerio o algún otro (sobre todo si es algún otro) candidato macrista lo daría ganador por amplio margen. Bordet cree en las encuestas y las encuestas hoy le dan una alta imagen positiva.

El peronismo atraviesa una situación que dista mucho de ser benévola en Federación. En el noreste provincial el Consejo Departamental peronista federaense en manos de Adolfo “el Bocha” Rigoni, alguien que fuera grabado pidiendo que saquen del cuarto oscuro las boletas contrarias, las cosas no están claras. Los compañeros piden puestos; piden transformarse en funcionarios. Dicen basta a funcionarios y funcionarias que ya llevan ocho años o más en el cargo, por ejemplo, del Copnaf, la Dirección Departamental de Escuelas y así. La reciente renuncia de Roberto “el Chino” Buchanan, ahora reemplazado por “el Gringo” González al frente de la unidad básica “Juan Domingo Peron”, fue un gesto. Buchanan se hizo un transplante y su salud se ha resentido notablemente y con ese carácter tan confrontativo y poco diplomático que siempre tuvo corrió a los compañeros quienes al momento de asumir González en la unidad básica estaban todos apoyando al nuevo titular de la casa partidaria. Estuvieron todos, incluso la ex concejal María Ester Martínez, José Gómez, o Silvina Pesarini, todos. Todos queriendo trabajar juntos: Unidades básicas, que son dos en Federación, los concejales y el Consejo departamental. Es decir, el agua y el aceite. (Aunque aseguran que hasta el agua y el aceite pueden juntarse ante determinadas temperaturas y circunstancias).

En Federación el kirchnerismo quiso demostrar fuerza y poder creando una mesa departamental de Unidad Ciudadana. Quedó Ubaldo Dri al frente, secundado por alguien de apellido Pérez de Chajarí. Ubaldo Dri fue del PRT en los 70´s O sea que está mas de acuerdo con el kirchnerismo de Cristina que con el peronismo de, ¿de quien? ¿De Bordet? El tema es que van por fuera del peronismo tradicional, lease Alejandro Buchanan, Néstor Berterame, Ricardo Bravo o “Bochin” Miller. Esto podría debilitar al peronismo y a los votos que podría lograr si estuviera unido. Pero se sabe de sobra que la unidad del peronismo federaense siempre ha costado mucho sangre, sudor y lágrimas.

Más allá de las especulaciones, el peronismo federaense sabe que debe enfrentarse a un adversario poderoso, pero no a Cambiemos ni al PRO ni a Mauricio Macri sino a Carlos Cecco, el estratega político más importante de Federación. No por nada, en su momento, el ex gobernador Sergio Urribarri quiso transformarlo en su intendente para Federación. Cecco ha aprendido del peronismo la rosca, la negociación y el curioso arte de evitar las internas. El peronismo no encuentra aún un candidato que le haga sombra a Cecco. Por ahora se conforma con sacarse de encima a los viejos dirigentes. Esto es lo que dejó “Chino” Buchnan con su renuncia a la presidencia de una de las dos unidades básicas. Pero muchos le atribuyen la renuncia a una actitud caprichosa y en caliente de Buchanan. Si la renuncia de “Chino” fuera solamente una calentura pasajera todo seguiría como hasta ahora en el peronismo. Se espera una intervención de Bordet y una definición para con los compañeros federaenses en diversos puestos como la Departamental de Escuelas pero para esto habrá que esperar por lo menos hasta marzo del año que viene. Pero Bordet no se va a detener en Federación, a él lo desvela ganarle a Frigerio. Algo que no resultará fácil.

Fuente: Federación Al Día