Urtubey llega como un ‘Superstar’ a la alianza con Pichetto y Menéndez

Este miércoles (13/12) se presentó en sociedad la alianza entre el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey; el jefe de la bancada del justicialismo no-K, Miguel Pichetto y el nuevo titular del PJ bonaerense Gustavo Menendez. Ellos, y otras figuras más espectro peronista estuvieron en la presentación del sexto número de la revista MOVIMIENTO21 del dirigente de la Asociación del Personal de Organismos de Control (APOC), Hugo Quintana y que integran históricos dirigentes del justicialismo. En la previa, Urtubey marcó una clara distancia con el kirchnerismo y sus integrantes que hoy están detenidos por la Justicia: “Están detenidos por chorros, no por persecución política”.

“Hay mucha gente que está detenida o investigada en la Justicia por chorros, no por persecución política”, con esas fuertes palabras habló este miércoles (13/12) el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, sobre los funcionarios kirchneristas detenidos por la Justicia. La frase lo convirtió en tendencia en las redes sociales a pocas horas de presentarse junto con el jefe de la bancada del justicialismo no-K, Miguel Pichetto y el nuevo titular del PJ bonaerense Gustavo Menendez en la presentación del sexto número de la revista peronista Movimiento 21 que dirige el titular de la Asociación del Personal de Organismos de Control (APOC), Hugo Quintana. Ese evento será también la presentación en sociedad de la alianza entre Urt ubey, Pichetto y Menéndez de cara a la renovación del peronismo sin Cristina Kirchner.

La lista de invitados al brindis de la revista es larga y está llena de históricos dirigentes del PJ, desde el ‘Chicho’ Basile a Eduardo Camaño pasando por Humberto Roggero y Marcelo López Arias.

Una muestra de las intenciones de este grupo se pueden rastrear en la editorial de la 6ta edición de la revista titulado “El desafío”:

El peronismo se encuentra en esta coyuntura histórica de la Argentina frente a uno de sus más grandes desafíos. Por primera vez en sus 70 años de existencia, una coalición de centro derecha ha obtenido el voto mayoritario de la ciudadanía.

Estos resultados electorales no implicarían por si mismos un desafío de gravedad en el Juego democrático que hemos aceptado como regla de convivencia. Pero la coalición Oficialista ha triunfado a partir de un mensaje que ha calado hondo en la conciencia Cívica de los argentinos.

La demanda ciudadana expresada en las urnas, exige una interpretación a la luz de nuestra concepción doctrinaria.

El peronismo en su conjunto tiene la obligación de repensar las nuevas demandas de la sociedad argentina.

Pero el peronismo debe tener su propia interpretación de esa demanda.

Porque esta demanda es mucho más amplia que la interpretación que ha ofrecido la coalición gobernante.

No existe sólo una demanda contra la corrupción de funcionarios de los gobiernos peronistas. Hay también una demanda contra la “corrupción de Estado”, que involucra no sólo a los funcionarios públicos que cobran coimas sino a los empresarios que las pagan. El pueblo argentino está demandando que se acaba de una vez por todas con el Partido de los Negocios, ese entramado de poder que se ha apropiado de privilegios a través del presupuesto del

Estado. Ese Partido de los Negocios sigue en pie y es el principal enemigo de la Argentina como Nación.

El pueblo argentino demanda la construcción de la Sociedad del Futuro.

En ese marco, Urtubey salió a desmarcarse totalmente del kirchnerismo, algo que Pichetto ya hizo en el Senado al separar su bloque de los elementos K que lo componían incluyendo a la propia Cristina.

En declaraciones a Radio la Red, el salteño abundó en su posición: “Que puede ser discutible una prisión prevent iva en un proceso donde todavía no hay procesamiento, no hay indagatoria, no hay nada, aparece como demasiado audaz en términos procesales. Pero que eso permita decir que está todo mal y somos todos perseguidos, no. Hay mucha gente que está detenida o investigada en la Justicia por chorros, no por persecución política”.

“¿Cuando usted habla de chorros, incluye a Cristina Kirchner?”, le repreguntaron. Y Urtubey contestó: “Claramente; si la Justicia avanza en ese sentido, cómo vamos a hablar de que uno está perseguido políticamente porque no puede explicar su patrimonio o porque se enriqueció… Es muy difícil plantear eso como persecución política”.

“Hay decenas de causas que tienen que ver con corrupción, con enriquecimiento ilícito, con un montón de cosas… Ahí no hay persecución política”, sentenció.