Las denuncias por acoso sexual llegaron a los poderosos de EE.UU.

En estos últimos meses las denuncias por abuso sexual han sido frecuentes, una tras otra se han sabido los más inesperados y escandalosos casos de personas que aseguran haber sido víctimas de famosos de Hollywood, que ha incluso ha dejado a muchos sin trabajo. Ahora, este tipo de denuncias ha tocado a los poderosos de los Estados Unidos, pues un importante juez ha sido señalado por algunos de sus empleados, quienes aseguran que el hombre les mostraba videos pornográficos.

Parece que el tema en cuanto a denuncias por acoso sexual no se detiene, y es que ahora no solo golpea a los artistas más importantes de Hollywood, sino que llegó también a la judicatura de USA. Un importante juez estadounidense fue acusado por algunos empleados de mostrarles material pornográfico sin su consentimiento y de hacer comentarios sexuales obscenos.

Alex Kozinski, quien durante años sirvió como juez jefe en la Novena Corte de Apelaciones de Estados Unidos, es acusado de haber sometido a varias empleadas de la corte a un rango de acciones sexuales inapropiadas, incluyendo casos tan recientes como de 2012, reportó el The Washington Post.

Kozinski, de 67 años, es desde 1985, cuando lo nombró el presidente Ronald Reagan, juez del Nove no Circuito del Tribunal de Apelaciones, con sede en California y que abarca varios Estados. Entre 2007 y 2014 presidió ese circuito, uno de los más importantes del país. Las mujeres, que hablaron con el diario The Washington Post, trabajaron directamente o indirectamente para Kozinski en ese tribunal. Dos de las presuntas víctimas dieron su nombre y detallaron casos de acoso ocurridos en 2006 y 2012. El resto prefirió mantener el anonimato por temor a posibles represalias.

Heidi Bond, una de las mujeres que acusan a Kozinski, le dijo al Post que en el 2006 y el 2007, la obligó a ver pornografía en varias ocasiones mientras le preguntaba su opinión sobre lo que veía y si eso la excitaba sexualmente. De acuerdo con Bond, el material pornográfico no formaba parte de ningún caso en la corte. En esa época, Bond tenía 30 años.

El juez, famoso por decir frases fuera de lugar, como defender la guilloti na como método de ejecución, ya fue objeto de una polémica en 2008 cuando se descubrió que tenía una página web con imágenes pornográficas. Irónicamente, en ese momento Kozinski supervisaba un caso de pornografía en el tribunal. Una investigación judicial lo acabó exonerando al alegar que el material en su web tenía una intención privada.

Preguntado por el Post sobre las acusaciones de acoso, Kozinski afirmó: “Trato a todos mis trabajadores como una familia y trabajo estrechamente con la mayoría de ellos. Nunca haría intencionadamente nada para ofender a alguien y lamento que un puñado se haya sentido ofendido por algo que pueda haber dicho o hecho”.

Tras la publicación de la historia del Post, el juez le dijo al diario Los Ángeles Times: “No recuerdo haber mostrado alguna vez material pornográfico a mis empleados”.

Heidi Bond, que fue asistente de Kozinski entre 2006 y 2007, aseguró que el juez la llamó en varias ocasiones a su despacho y le enseñó imágenes pornográficas en su computadora. Le preguntó si creía que eran imágenes alteradas o si la excitaban sexualmente. Ella trató de ignorarlo o de responder con profesionalidad.

Otra mujer, Emily Murphy, estaba en 2012 en un encuentro con juristas, en el que participó Kozinski. Explicó a los congregados el placer de que el gimnasio del hotel en el que se hospedaban estuviera casi siempre vacío. Tras ese comentario, el juez afirmó reiteradamente que, entonces, Murphy debería ejercitar desnuda, según la versión de la mujer y otras dos personas. El resto de las víctimas citadas por el rotativo aseguran que Kozinski hizo comentarios sexuales frente a ellas en otras ocasiones.

En 1992, según el Post, el propio Kozinski escribió un texto legal sobre acoso sexual. Esgrimió que los hombres “deben ser conscientes de las barreras de corrección y mantenerse dentro de ellas” y que las mujeres deben ser “cautas sobre sus derechos pero también tener cierto perdón por la debilidad humana: humor inapropiado, malentendidos o simplemente estupidez”.

Como el resto de denuncias de acoso a personalidades conocidas en las últimas semanas, las mujeres describen un clima laboral que las inhibía de presentar quejas formales contra el juez, algo que no hicieron. Bond subraya que Kozinski insistía en el principio de confidencialidad judicial, que él tenía un “control absoluto” de las dinámicas laborales y que ella temía que si, cuando dejara el trabajo, se fuera sin una buena recomendación y su carrera laboral podía quedar seriamente dañada.