Panorama complicado tras anuncio de Trump: “Se librarán guerras santas”

El anuncio del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el que reconoció a Jerusalén como capital de Israel y le ordenó al Departamento de Estado que preparara el traslado de la embajada de Tel Aviv, ha traído consigo las reacciones más violentas. Protestas en Gaza y quema de banderas estadounidenses son algunas de las repercusiones. Incluso, hasta el Papa Francisco pidió a Trump considerar el anuncio.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró a Jerusalén capital de Israel en un movimiento que generará controversia en todo el mundo, incluso el Sumo Pontífice se dirigió al mandatario y le pidió dar muestras de “sensatez y prudencia” en la decisión que tomó.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, elogió el anuncio de Trump y dijo que “la decisión refleja el compromiso del presidente con una verdad antigua pero duradera, con el cumplimiento de sus promesas y el avance de la paz”. En un comunicado, hace un llamamiento a todos los países que “buscan la paz a que se unan a Estados Unidos al reconocer a Jerusaléncomo la capital de Israel y mover sus embajadas aquí”.

Sin embargo, las reacciones fueron poco favorables, por ejemplo Mahmoud Abbas dijo que condena y rechaza el reconocimiento de Trump. El líder palestino dijo que la medida ayudará a las organizaciones extremistas a librar guerras santas.

“Estos procedimientos también ayudan a las organizaciones extremistas a librar una guerra religiosa que dañaría a toda la región que atraviesa momentos críticos y nos llevaría a guerras que nunca terminarán, de las que hemos advertido y en las que siempre se ha instado a luchar”, afirmó.

Asimismo, el senador de EE.UU. John McCain dijo que durante mucho tiempo ha pensado que Jerusalén es la capital verdadera de Israel, pero afirma que hay problemas sobre el estatus permanente de la ciudad que deben resolverse “entre israelíes y palestinos como parte de un proceso de paz apoyado internacionalmente”.

Por otra parte, el l íder de Hamas, el grupo militante palestino, Sami Abu Zuhri, tuiteó que la decisión de Trump “no logrará cambiar la realidad de que Jerusalén es tierra árabe islámica. La decisión es tonta y el tiempo dirá que los mayores perdedores son Trump y Netanyahu”, dijo.

Las protestas y los rechazos no tardaron en llegar tras el anuncio de Trump

Rechazo en el mundo:

Por su parte, El presidente de Francia, Emmanuel Macron, dijo que el reconocimiento de Trump es una “decisión lamentable” y que Francia no lo aprueba pues “va en contra de la ley internacional”.

Antes del anuncio de Trump, figuras como el papa y el presidente de Turquía se habían pronunciado sobre la esperada noticia rechazando la declaración e instando al presidente Trump a no hacerla. El Kremlin en Rusia también expresó su preocupación.

Al hacer pública su decisión, se espera que Trump firme una prórroga para mantener la embajada de EE.UU. en Tel Aviv por otros seis meses. Pero a la rama de seguridad del Departamento de Estado se le ha dicho que se prepare para protestas potencialmente violentas en las embajadas y consulados de EE.UU. si la Casa Blanca anuncia el traslado.

¿Por qué declarar a Jerusalén capital es un gran problema?

El estado final de Jerusalén siempre ha sido una de las cuestiones más difíciles y sensibles en el conflicto entre Israel y Palestina. Si Estados Unidos declara a Jerusalén capital de Israel, se consideraría un prejuicio en esa cuestión, decidiendo una cuestión que se supone que debe dejarse en las negociaciones y rompiendo con el consenso internacional sobre la ciudad santa.

Reconocer a Jerusalén como capital también mueve a Estados Unidos un paso más cerca de la reubicación de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, lo que se consideraría como un cimiento de la soberanía israelí sobre la ciudad.