Por qué debes usar menos el aire acondicionado si quieres resistir el calor afuera

Únicamente los más valientes decidirán sacrificar parcialmente la comodidad del aire acondicionado solo con el objetivo de estar más cómodos todo el tiempo.

Desde que este artefacto apareció en nuestras vidas, el aire acondicionado transformó la manera de combatir el calor en casas, autos y lugares de trabajo convirtiéndose así en el compañero perfecto de millones de personas.

El inconveniente es que usarlo afecta los mecanismos naturales con los que el cuerpo humano combate el calor, por lo que disminuir su utilización en interiores es fundamental si pretendes soportar el calor en la calle.

Alianza con el calor

El autor del libro ‘Losing Our Cool‘ (“Perdiendo nuestro frío” en español), el científico Stan Cox, afirma que básicamente podemos interpretarlo como “una situación en la que si no puedes vencer al calor, entonces lo mejor es unirte a él“.

Si bien el aire acondicionado es una excelente solución para climatizar los espacios interiores que habitamos, cuando nos enfrentamos al inclemente calor veraniego por fuera de esas “cuatro paredes”, nuestro cuerpo será el que pague las consecuencias.

Una explicación científica al respecto, indica que sentirte cómodo con la temperatura actual dependerá de la temperatura a la que recientemente hayas estado expuesto. Lo que significa que si has estado en un ambiente frío solamente te sentirás cómodo en el frío, y de igual forma aplica en el calor.

En otras palabras, si sales al exterior y te expones al clima del verano, luego de permanecer un buen rato con la comodidad del frío artificial de tu aire acondicionado, te sentirás demasiado incómodo y será más difícil soportar el calor.

Por el contrario, si intentas aclimatar tu cuerpo al disminuir el uso del aire acondicionado y sencillamente abrir un por un momento la ventana, tu organismo se adaptará con más rapidez al calor exterior y te sentirás menos incómodo.

Una vez le encuentras sentido lo verás como algo obvio. Únicamente los más valientes decidirán sacrificar parcialmente la comodidad del aire acondicionado solo con el objetivo de estar más cómodos todo el tiempo.