España: Juez retira orden internacional de detención contra Puigdemont

El juez del Tribunal Supremo retiró las órdenes europeas e internacionales de detención dictadas contra Puigdemont y 4 de sus exconsellers que se encuentran con él en Bélgica. Sin embargo, la orden de arresto en España se mantiene vigente. De cara a las elecciones del 21/12 en Catalunya, Puigdemont deberá elegir entre regresar y ser arrestado o no regresar y permanecer en libertad.

El juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, retiró las órdenes europeas e internacionales de detención dictadas contra el expresidente catalán, Carles Puigdemont, y los 4 exconsellers que están con él en Bruselas. Sin embargo, la orden de arresto en España sigue en vigor.

Esto quiere decir que los mencionados podrán desplazarse con libertad fuera de España sin riesgo de ser arrestados pero, si pisan territorio nacional, serán puestos inmediatamente a disposición de la justicia, explica María Tejero Martín del diario El Confidencial.

Llarena se adelantó a la Justicia belga, que preveía resolver el 14/12 si entregaba a Puigdemont y los exconsellers a la Justicia española o si, por el contrario, considera que no hay motivos para ser pereguidos penalmente.El juez quiere evitar que la Justicia belga limite los deli tos por los que pueden ser enjuiciados. Recordemos que el 21/12 hay elecciones en Catalunya: Llarena considera que dado que los investigados han mostrado voluntad de regresar a España para presentarse a elecciones, puede dejarse sin efecto la orden europea de detención.

“De esta manera, Puigdemont tiene dos opciones. Acudir a las elecciones del 21 de diciembre y ser inmediatamente detenido y enviado a prisión o no regresar a España y así seguir en libertad”, escribió Carlota Guindal en el portal La Vanguardia.

Mientras tanto, el abogado de Puigdemont, Paul Bekaert, aseguró al diario L’Echo que su cliente no volverá a España mientras haya órdenes de arresto vigentes.

“El temor de España desde que se pidió la colaboración de Bélgica para detener a Puigdemont era que la justicia de aquel país rechazara actuar contra el expresident por rebelión, un delito que no tiene un equivalente exacto en el código penal belga. En ese caso, el juez de Bruselas podría ordenar la entrega a España de Puigdemont y los cuatro exconsejeros por otros delitos, como el de malversación o desobediencia, pero no por el de rebelión, lo que impediría a la justicia española actuar contra el expresidente por ese delito, que es el más grave de los que se le atribuyen y el que vertebra la causa abierta en el Supremo contra los líderes independentistas”, explica Reyes Rincón del diario El País.