Dilema de miércoles: Avanzan o se estancan las reformas

Tributaria, laboral, previsional, la serie de reformas que apura el Gobierno de Mauricio Macri avanza o se estanca de acuerdo al medio que se mire y la reforma que se trate. Según ‘Ambito Financiero’, la primera está “cerca del broche final”; según ‘El Cronista’, para la previsional (la más polémica) los justicialistas del nuevo bloque votarán divididos, para ‘La Nación’, el final es “impredecible”, y para ‘Clarín’, el PJ ya decidió que la laboral no sea tratada este año.

La serie de reformas que el Gobierno de Mauricio Macri pretendía tener aprobadas antes de fin de año ha encontrado varios escollos. La mejor encaminada parece ser la reforma tributaria que según algunos medios, estará cerca del “broche final”. En el otro extremo, la previsional ha cosechado un rechazo importante. A la laboral, no le va mucho mejor.

¿Qué dicen hoy los matutinos porteños? Según Ámbito Financiero, el Gobierno “está muy cerca de ponerle el broche final a la reforma tributaria. Si todo sale según los planes de la Casa Rosada, el proyecto -con varias modificaciones respecto de la versión original que presentó Nicolás Dujovne a fin de octubre- se convertirá en ley antes de Año Nuevo y podrá comenzar a implementarse a partir de 2018.

A pesar de algunas concesiones que fue otorgando por el camino, la reforma mantiene los pilares que se propuso sostener el oficialismo: bajar los costos laborales, abaratar las inversiones y eliminar exenciones como la que beneficiaba a la renta financiera.

El tema principal que aún queda por resolver es cómo se aplicará el nuevo esquema de impuestos internos para las bebidas sin alcohol. Las cervezas, los vinos y los espumantes (sidra y champagne) lograron -a fuerza de mover influencias y resistir- quedar afuera de los aumentos previstos.

(…) La intención es cerrar un acuerdo para poder votar dictamen de comisión el 13 de diciembre y votar de inmediato en el recinto. Así se podría llegar a tiempo con el posterior tratamiento en el Senado para que sea ley el 26 de diciembre”.

Por su parte, el diario El Cronista sostiene que los gobernadores del PJ forman un bloque en Diputados y allanan el camino a las reformas. “Cuatro gobernadores peronistas pusieron ayer en marcha el anunciado interbloque de diputados que esperaba el Gobierno y que se volverá una pieza clave para Cambiemos en la aprobación de proyectos estratégicos en la Cámara baja. Con un piso de 31 integrantes, la bancada impulsada por Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manuel Urtubey (Salta), Sergio Casas (La Rioja) y Juan Manzur (Tucumán) y acompañada por Domingo Peppo (Chaco), Carlos Verna (La Pampa), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y el único no peronista, Hugo Passalacqua (Misiones), tendrá la llave para permitirle al oficialismo, con su sola ayuda, sesionar y aprobar leyes”, se lee en el primer párrafo de la nota.

“(…) el armado de un interbloque de diputados referenciado en los gobernadores estuvo en boca del oficialismo y la oposición desde junio pasado y se concretó finalmente ayer, en el despacho de Schiaretti. El cordobés se reunió con Urtubey, Casas y Manzur, con la excusa de analizar la nueva edición del Dakar, que pasará por sus provincias. La noticia, en cambio, fue el nacimiento de Argentina Federal.

(…) ayer, en su primera reunión, ese espacio discutió qué postura adoptar frente a uno de los debates más calientes que deberá enfrentar en breve: la reforma previsional, que ya fue aprobada en el Senado y modifica a la baja el cálculo de la movilidad jubilatoria. El primer acuerdo al que llegaron los diputados de Argentina Federal fue la decisión de que darán el debate sobre ese proyecto, respecto del que aún no tienen una postura unificada. Podría darse la paradoja de que en la primera votación de peso en que les toque tallar, los diputados del interbloque voten divididos.”

“El Gobierno busca aprobarla tal como salió del Senado, pero en Diputados el justicialismo no quiere pagar el costo político de respaldarla”, publica el diario La Nación, que anticipa un “final impredecible” para la sanción de la reforma previsional en el Congreso:

“Con media sanción en el Senado, el Gobierno pretende que la Cámara de Diputados apruebe el texto este mes sin que se le altere una coma. No le dará el gusto el Bloque Justicialista: el potencial aliado del oficialismo trabaja por estas horas en una propuesta con modificaciones que, de prosperar, obligaría a que la iniciativa retorne al Senado para su análisis.

“Este proyecto, así planteado, es ‘invotable’, además de inconstitucional. No podría volver a mi provincia si la voto. Vamos a quedar como los herederos de [Fernando] De la Rúa, como los diputados que les bajamos los haberes a los jubilados”, descerrajó, visiblemente inquieto, un integrante del Bloque Justicialista y fiel ladero de un gobernador de la zona pampeana.

El costo político de aprobar esta iniciativa es lo que, en efecto, genera preocupación en varios legisladores. Ya lo admitió el propio senador y jefe de bloque del PJ, Miguel Pichetto, al momento de votar el proyecto la semana pasada: “Nos toca la ingrata tarea de votar esta ley”, advirtió.”

(…) El cordobés Juan Brugge, que responde al gobernador Juan Schiaretti, reconoció que van a proponer cambios “y deberá volver al Senado”.

(…) “La orden del Gobierno es aprobar el texto tal como vino del Senado, sin cambios”, confirmaba ayer una alta fuente del interbloque Cambiemos a La Nación. De ser así, el Gobierno deberá buscar otros aliados y arriesgarse a sancionar la ley con una mayoría muy ajustada de votos.”

El diario Clarín publica sobre la “reforma laboral”, ante la cual, sostiene que el PJ se planta y exige que se trate en 2018:

“Hubo ayer una reunión entre las conducciones de las bancadas de Cambiemos y del PJ en el Senado. Allí, el peronista Miguel Ángel Pichetto trasmitió al oficialismo que la decisión de su sector es que la reforma laboral no sea tratada este año. Pichetto dijo que el proyecto deberá ser tratado en el próximo período de sesiones ordinarias, es decir a partir de marzo de 2018, y que quieren que tenga un amplio debate.

Los senadores del PJ advirtieron además que en caso de que el Poder Ejecutivo igual coloque en la agenda de temas a tratar en sesiones extraordinarias a la reforma laboral, el oficialismo deberá pagar el costo político por no haber logrado su tratamiento.

Hasta ahora la determinación del Gobierno era colocar a la reforma en el temario de extraordinarias, cuya convocatoria se haría de manera inminente.”

Según publica La Nación respecto a esta reforma, el Gobierno estaría analizando “alternativas” para que pueda ser aprobada:

“”Estamos analizando alternativas”, afirmaron a este diario fuentes del Gobierno, al tanto de las conversaciones que mantienen el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, con los gobernadores peronistas, diputados y el jefe del bloque peronista en la Cámara alta, Miguel Ángel Pichetto.

Una de las ideas que circuló en las últimas horas fue la “subdivisión” en distintos proyectos de los 140 artículo s que componen la norma. Esto dejaría afuera por el momento el tramo más controvertido, el vinculado a los cambios en la ley de contrato de trabajo, y dejaría en pie los artículos vinculados a favorecer el blanqueo de los trabajadores y la mejora en prestaciones de salud.”

Según BAE, “sin buen pronóstico”, el Gobierno negocia con los sindicatos díscolos por la reforma laboral: “Desde el Gobierno nacional trabajan a contraleroj para sumar el apoyo de alguno de los sindicatos “díscolos” agrupados en la Corriente Federal de Trabajadores o al gremio de Camioneros, liderado por Pablo Moyano, para finalmente incluir el proyecto de reforma laboral en el paquete de leyes que se debatirá en las sesiones extraordinarias.

A diferencia de la reforma fiscal y previsional, que cuenta con media sanción del Senado y el respaldo de una parte del PJ, la reforma laboral tiene una mayor resistencia. Por fuera de la alianza Cambiemos, sólo el triunvirato que comanda la CGT apoyó la iniciativa del oficialismo. Sin embargo Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña no están dispuestos a defenderla en el Congreso, uno de los requisitos exigidos por el jefe del bloque peronista, Miguel Pichetto para levantarle la mano en el recinto a la iniciativa.”