USA rompe con el Pacto Mundial de la ONU sobre refugiados

El presidente Donald Trump asegura que el Pacto choca con la protección de las fronteras del país y parece que Trump no se detiene en su ruptura unilateral con el mundo. 1ro fue el libre comercio. Después, el cambio climático. La penúltima, hace sólo semanas, tuvo a la Unesco como objetivo.

La determinación de Trump de aislar a USA del resto del planeta, bajo el repetido eslogan de “América 1ro”, suma una nueva ruptura, esta vez con el 1er gran acuerdo internacional para proteger a los refugiados e inmigrantes. La Administración Trump ha hecho oficial su salida del pacto que los 193 países de Naciones Unidas alcanzaron en septiembre del pasado año. Una nueva herencia de Obama que el presidente nacionalista pulveriza, en coherencia con su repetida intención de actuar por libre en el concierto internacional.

El pacto mundial sobre refugiados tiene como principal tarea mantener las condiciones de seguridad y dignidad en los grandes movimientos de refugiados y migrantes; para la responsabilidad compartida hacia los refugiados; y para una migración segura, ordenada y regular.

Aunque la forma del Pacto Mundial sobre Refugiados aún no se ha determinado, este podría incluir:

  • Un preámbulo: que enuncie las razones de un pacto mundial y los principios y normas en las que se basa.
  • El Marco de Respuesta Integral para los Refugiados: según lo acordado por los Estados Miembros en el Anexo I de la Declaración de Nueva York.
  • Un Plan de Acción: compuesto de un conjunto de compromisos y acciones complementariaspara implementar en el CRRF.

Por otro lado USA también ha decidido alejarse del llamado “Compromiso de protección de los derechos de refugiados y migrantes”. Su contenido, plasmado en la llamada Declaración de Nueva York, constituye el punto de partida para alcanzar un definitivo consenso en el 2018, que englobe garantías para la educación básica y el empleo de los millones de afectados por las corrientes migratorias forzosas que se dan en todo el mundo.

Para hacer posible un entendimiento, representantes de todos los países iniciarán una negociación mañana en Puerto Vallarta(México), bajo la coordinación del Alto Comisionado. El mandato de Naciones Unidas es la elaboración de una carta que los países están llamados a suscribir en 2018, en la que se incluya un listado de respuestas al problema mundial de atención a los refugiados y un programa de acción para hacerlas efectivas. Desde este domingo 3/12, es oficial que el nuevo compromiso multinacional no contará con la firma de Washington.

La Administración Trump se adelantó a la reunión que se realizaría el lunes 4/12 justificando su marcha en que “muchos principios (del pacto) son incompatibles” con su política de refugiados. Por su parte, la embajadora de USA ante la ONU, Nikki Haley, recalcó que las decisiones sobre inmigración “deben tomarlas los americanos y sólo los americanos”.

En tanto la nueva decisión de Donald Trump da continuidad a la salida de la Unesco, la rama cultural y educativa de Naciones Unidas, que su Administración abandonó oficialmente en el mes de octubre. Como ocurriera entonces, Washington asegura que mantendrá su “generosidad” con los refugiados e inmigrantes. Además, el presidente de la Asamblea General de la ONU, Miroslav Lajcák, lamentó la pérdida del apoyo de un país que según él tenía una presencia en el proyecto crítica, tanto por su experiencia como por su respaldo tradicional.