Nigeria: Envían más de un millón de vacunas para combatir fiebre amarilla

Más de un millón de vacunas contra la fiebre amarilla procedentes de la reserva mundial fueron enviadas a Nigeria para efectuar una campaña de inmunización a 1,3 millones de nigerianos y controlar así el brote de esta enfermedad detectado en agosto en el oeste de ese país, informó este viernes la OMS.

Las dosis fueron facilitadas por el Grupo de Coordinación Internacional (ICG) un esquema creado en 2013 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para contar con vacunas de reserva para ser distribuidas entre los países que así lo soliciten en caso de emergencia.

Gracias a esta medida del ICG -formado por la OMS, Unicef, Médicos sin Fronteras (MSF) y la Cruz Roja- el Gobierno nigeriano y la OMS y sus socios comenzarán este sábado la campaña de vacunación en las áreas afectadas por el brote de esta enfermedad.

Las vacunas, que han sido financiadas por Gavi, una alianza internacional público-privada para las vacunas, serán inyectadas en partes del estado septentrional nigeriano de Zanfara, donde se han confirmado casos mortales.

Las 1,4 millones de dosis liberadas de la reserva mundial se produce después de un esfuerzo similar llevado a cabo en octubre para vacunar a 874.000 personas en los estados de Kwara y Kogi, según reseñó la agencia de noticias EFE.

El brote ha evolucionado desde un caso confirmado de fiebre amarilla en agosto a 30 confirmados en Kogi (sur), Kwara (oeste), Kano (norte) y Zamfara.

Hasta el 21 de noviembre se habían registrado 276 casos sospechosos, indicó la OMS.

La última vez que se había registrado un caso de fiebre amarilla en Nigeria antes del actual brote fue en 2002, cuando hubo veinte casos y once muertes.

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados.

El término “amarilla” alude a la ictericia que presentan algunos pacientes, que también pueden sufrir síntomas como fiebre, cefaleas, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio.

Una pequeña proporción de pacientes infectados presentan síntomas graves y aproximadamente la mitad del total fallecen en un plazo de 7 a 10 días.