Científicos consiguen revertir el daño causado por un ataque cardíaco

Los descubrimientos pueden ayudar a desarrollar nuevos tratamientos que reemplacen las operaciones de bypass coronario.

Es posible revertir el daño tisular que se causa al sufrir de un ataque al corazón. Al menos, esa es la afirmación que hace un equipo de científicos de la Universidad de Bristol, situada en Reino Unido. Publicaron un estudio donde explican cómo los pericitos –células que rodean a los vasos sanguíneos- pueden estimular el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos. Así, el corazón sana de forma más rápida. Todo, gracias a una hormona llamada Leptina.

La leptina se produce por los asipocitos –células de grasa-. Entre sus funciones se encuentran inhibir el apetito y regular el equilibrio energético del cuerpo. Ahora se considera que tiene una importante función más. Se espera que este hallazgo tenga implicaciones positivas para el tratamiento de los ataques al corazón, y también para el tratamiento del cáncer.

Según el sitio Grandes Medios, la investigación estudió la forma en la que los pericitos fomentan el crecimiento de los vasos sanguíneos. También reveló qué papel juega la leptina en el procedimiento.

A la generación de nuevos vasos sanguíneos se le denomina Angiogénesis. El proceso es base en el organismo y puede ocurrir tanto cuando te encuentres sano como cuando estás enfermo. Por un lado, repara los tejidos en caso de una lesión. Pero también es capaz de estimular el crecimiento y la propagación del cáncer en el cuerpo.

Tratamiento actual para los daños cardíacos

La cirugía de bypass coronario se ha convertido en el tratamiento estrella para reparar los daños producidos por un ataque al corazón. En ella, el flujo sanguíneo mejora al usar vasos sanguíneos de la pierna y de otras partes del cuerpo. El proceso de recuperación es largo y la cirugía es bastante invasiva. Por eso, existe tanta expectativa frente a los nuevos hallazgos.

Los expertos explican que, durante sus estudios, los pericitos lograron producir 40 veces más leptina cuando se exponían a bajos niveles de oxígeno. Así, los tejidos lograron construir más vasos sanguíneos y ayudaron a aumentar el flujo y a suministrar oxígeno. Sus repercusiones son más grandes en zonas donde los tejidos no tienen acceso al oxígeno.

Consecuencias en tratamientos innovadores

Cuando se trata de un ataque al corazón, al cesar el suministro de sangre al músculo, se podría finalizar con un corazón dañado. Las investigaciones revelaron que los pericitos también pueden restaurar el suministro de sangre luego de un ataque.

Barbara Harpham, la directora de Heart Research UK, –que es la empresa que financió el proyecto– comenta que se espera que el descubrimiento tenga consecuencias positivas en el tratamiento a pacientes que sufrieron de ataques cardíacos. Y también puede tener repercusiones sobre el tratamiento para el cáncer. El impacto puede generar un cambio significativo en el desarrollo de la medicina cardiovascular regenerativa. Se espera que ayude a sanar de forma más rápida al corazón y que obligue a los tumores a reducirse por no tener acceso a nutrientes.

Los descubrimientos pueden ayudar a desarrollar nuevos tratamientos que reemplacen las operaciones de bypass coronario.