Emanuel Moyano: “Los policías desaparecieron; nos cubríamos como podíamos”

“Vivimos en carne propia cómo levantaban a nuestros chicos del cuello”, relató el profesor Emanuel Moyano a cargo de la delegación de niños salvajemente agredidos por la Barrabrava de Patronato.

Tras los incidentes del sábado en el estadio Presbítero Grella, en los que resultaron heridos niños y adultos de una escuela deportiva de Strobel, que fueron invitados al partido de Superliga Patronato vs Unión, el profesor de Educación Física, Emanuel Moyano, dio precisiones de lo ocurrido.

“Estábamos tranquilos, disfrutando el partido. Para la mayoría de los chicos era una experiencia única, por primera vez pisar un estadio y ver un partido de primera división. Sorpresivamente, de un momento para otro cayeron 50 tipos a la tribuna donde estábamos nosotros y empezaron a atacarnos salvajemente”, manifestó a Elonce TV.

“Vivimos en carne propia cómo levantaban a nuestros chicos del cuello. Al entrar a la cancha como mínimo había 60 policías. La barra brava estaba en frente, en la tribuna Grella. Bajaron, caminaron unos 150 metros por calle San Nicolás hasta la tribuna Ayacucho, donde estábamos nosotros. No sé dónde estaban los policías, que desaparecieron hasta cuando nosotros llegamos a la entrada. Ahí empezaron a defendernos. Mientras tanto, nos cubríamos cómo podíamos”, relató el coordinador de la delegación.

“Ni siquiera leyeron lo que decía la bandera. Había Nene de 8 a 15 años”, indicó el profesor durante el programa El Despertador de Elonce TV, quien dio cuenta de que él les había recomendado “llevar ropa neutral, ni siquiera de nuestra institución, para evitar conflictos.

Asimismo, ratificó que “fueron agresiones directas. Cuando sacaron las banderas le pegaban a todo el que estaba al lado nuestro y que no tenía remera de Patronato”.

Por otra parte, aclaró: “No conozco a nadie de ahí. Soy de Diamante y a los tipos esos jamás los vi. Estaban como cualquier barrabrava, alcoholizado, fumado, drogado”.

Sobre las lesiones, acotó: “Fuimos ocho personas al hospital, siete de ellas menores. Al mayor le rompieron la nariz, le dejaron la cara totalmente desfigurada. Un chico tuvo que ser cosido, mientras que a otros debieron realizarles placas y estudios en el tórax por las patadas que recibieron”.

“Los chicos cuando bajaron lloraban desconsoladamente en los brazos de los padres. Decían que no querían saber más nada con una cancha de primera división”, expresó.

Asimismo, cuestionó el llamado de dirigentes de Patronato que “quisieron arreglar esto con temas materiales, ofreciéndonos que vayamos a una práctica, pelotas o autógrafos de los jugadores. Hay que llegar a fondo con esto”, completó el profesor, quien ratificó a Elonce TV que todo ya está en manos de la Justicia.