ARA San Juan: Cronología de la desaparición y la búsqueda

La nave, de origen alemán, se incorporó a la Armada en 1985. Tiene 66 metros de largo y desarrolla una velocidad de 25 nudos en inmersión. Al momento de su desaparición, llevaba 44 tripulantes a bordo.

El lunes 13 de noviembre el submarino ARA San Juan zarpa con 44 tripulantes desde la Base Naval Ushuaia con destino a la Base Naval Mar del Plata.

Un día después, el submarino alertó sobre “un cortocircuito que había en las baterías” y en ese momento se le ordenó continuar por la ruta más directa a Mar del Plata. El miércoles 15 de noviembre, el ARA San Juan toma contacto por última vez a las 7.30. Su última ubicación reportada fue a 240 millas náuticas (432 kilómetros) de la costa, en el Golfo San Jorge, al sudeste de la Península Valdés.

A partir de este día se inicia la cronología de la búsqueda.

El jueves 16 de noviembre y ante la falta de comunicación con el submarino, que debía reportarse dos veces al día, la Armada comienza la búsqueda por mar y aire.

El viernes 17 de noviembre, la Armada confirma que no tiene información del submarino, lanza el aviso del protocolo de búsqueda y rescate de submarino (SARSUB) y comienza a recibir asistencia de Chile, Brasil, Perú, Uruguay, Estados Unidos y Gran Bretaña.

El sábado 18 de noviembre, se detectan siete intentos de llamados satelitales, pero al analizarlos se descarta que hayan provenido del submarino. Se suman a la búsqueda diez naves de la Armada Argentina, ocho aviones y un satélite.

El domingo 19 de noviembre, se intensifica la búsqueda aérea con condiciones meteorológicas muy adversas en superficie y se suma un minisubmarino de la Armada de Estados Unidos.

El lunes 20 de noviembre, una sonda capta “un ruido” a 200 metros de profundidad y a unos 360 kilómetros de la Península Valdés, pero horas más tarde se confirmó que no había salido del submarino. También se encuentra una balsa vacía en el mar y se divisan bengalas en cercanías al lugar de la búsqueda, pero luego se confirma que tampoco corresponden al submarino.

El martes 21 de noviembre, la búsqueda marítima se refuerza tras la mejora del clima y zarpa un buque noruego con el Comando de Rescate Submarino enviado por Estados Unidos. Se divisaron tres bengalas, pero no se pudo determinar de dónde provenían.

El miércoles 22 de noviembre, se reanuda la búsqueda por cielo y mar con condiciones meteorológicas óptimas.

El jueves 23 de noviembre, una organización internacional de control de actividad atómica confirmó el registro de una explosión en el Atlántico Sur el día de la desaparición del submarino. “Un evento anómalo, corto, violento, singular y no nuclear, coincidente con una explosión”, describió al hecho el vocero de la Armada, Enrique Balbi.

El viernes 24 de noviembre el presidente Mauricio Macri habla por primera vez en público del tema. Dice que la nave estaba “en perfectas condiciones” y afirma que se realizará una investigación “seria y profunda”.

Sábado 25 de noviembre: con la llegada a Comodoro Rivadavia del Antonov 124 ruso, el avión más grande del mundo que trajo un grupo de rescate y un submarino teledirigido para sumarse la búsqueda del ARA San Juan, llegan a 4 mil la cantidad de personas afectadas a las tareas de búsqueda y rescate.

Crédito: @wallycalde